La masturbación en pareja

Hay que tener en cuenta que no toda relación sexual debe necesariamente incluir la penetración. Existen muchas alternativas diferentes. La masturbación en pareja puede convertirse en un juego previo ideal y en una gran forma de complacer a la pareja sin tener que preocuparse por las posiciones sexuales, métodos anticonceptivos, embarazos no deseados, entre otros. Puede ser incluida dentro de la relación sexual, como una forma divertida y creativa de calentar el camino al sexo, además de evitar la rutina, o una forma placentera de relajarse después del mismo.

Esta técnica sexual en pareja es excelente para aquellas mujeres que a pesar de querer tener un comportamiento más sexual con su pareja aun no se sienten preparadas para el acto sexual con penetración. Además la masturbación mutua les ayuda a sentirse más cómodas con la idea del sexo.

Por otro lado, la masturbación en pareja resulta altamente efectiva cuando, por alguna razón, como enfermedad, o bien por que debido a razones médicas, o en las últimas semanas del embarazo no es aconsejable la penetración.

En la masturbación en pareja se puede empezar con juegos previos al igual que se hace con el sexo regular. Podéis empezar provocándoos el uno al otro. Masturbaos y dejad que tu compañer@ observe. Esto resulta muy excitante.

Es muy importante prestar atención a la forma en que tu pareja se masturba. En esta etapa no se trata de llegar al orgasmo, si no, simplemente de estimularse un poco y excitar a la pareja.

Cuando la mujer se masturba, él debe prestar atención a:

- La postura que adopta.
- Donde coloca sus manos.
- Donde coloca sus dedos para estimularse, ya sea en el clítoris o en la vagina.
- Como es la presión que ejerce sobre sus genitales o el tipo de movimientos que realiza (estos dos factores suelen variar a medida que sube la excitación).
- Si se introduce o no los dedos en la vagina.
- Si acostumbra a parar y recomenzar o lo hace todo seguido.
- Los cambios que se producen en su cara, pecho, clítoris y piel.
- Si gime o grita.
- Si agita la cintura, las piernas, los brazos o la cabeza.
- Cómo se relaja.

Cuando el hombre se masturba, ella debe prestar atención a:

- La posición exacta de su mano.
- La presión que hace sobre el pene.
- El tipo de movimiento.
- Los cambios que se producen en pene, escroto y testículos.
- Otros cambios como respiración, expresión facial, contracciones musculares, etc.
- Si además del pene estimula otras zonas de su cuerpo.
- La secreción preeyaculatoria.
- La cantidad y la fuerza de la primera expulsión de semen, y el número, fuerza y velocidad de las siguientes. – El momento en el que para la estimulación.
- Los cambios que tienen lugar después del orgasmo.

Después de este pequeño juego, podéis empezar con la verdadera masturbación mutua poniendo en práctica lo que habéis visto hacer a tu pareja por si sola antes y también, probando diferentes formas de masturbarl@ que creas que le darán placer.

Podéis empezar masturbándoos ambos al mismo tiempo o hacer turnos. El empezar por separado es una buena idea para aquellos que padecen de eyaculación precoz y también es mejor si tiendes a distraerte de lo que estás haciendo cuando os tocáis a la vez.

Conforme logréis más control en la intensidad con la que os masturbáis el uno al otro os será más fácil llegar al orgasmo juntos.

Técnicas de masturbación en pareja por separado:

1. Ella a él

Para masturbarle a él, hay muchas técnicas, aquí te explicamos una básica en la que debes rodear el cuerpo del pene con la mano y encima de ella que él ponga su mano, mueve la piel arriba y abajo rítmicamente, y que él dirija la rapidez. Cuando ya se sienta a gusto que suelte tu mano. Siente cuanto lo está disfrutando y si aumenta su satisfacción con cada movimiento.

El frenillo (zona justo debajo del glande) con el pene erecto, puede resultar muy estimulante. A medida que tu pareja va llegando al orgasmo aumenta la velocidad de los movimientos. Tras la eyaculación el glande se vuelve muy sensible por lo que hay que dejar de apretar.

La estimulación y caricias de los testículos surte en la mayoría de los hombres efectos relajantes si les acarician los testículos, eso sí, siempre con suavidad. Puedes tomar el pene con una mano y usar la otra para cubrir y recorrer los testículos y acariciar la zona entre los testículos y el ano. Esta zona es muy sensible.

El escroto (bolsa que contiene los testículos) es como si fueran los labios exteriores de la mujer, por eso aunque las caricias y los besos produzcan sensaciones muy agradables, no es probable que desemboquen en un orgasmo.

Mientras, él…

- Adopta una postura que asegure a su amante un acceso cómodo (no forzado) y pleno a sus genitales.
- Cierra los ojos y fantasea.
- Si tiene problemas para mantener la erección le puede indicar a ella cómo seguir.

2. Masturbación él a ella

Para masturbarla a ella, puedes utilizar el dedo medio y el dedo índice, humedece los dedos con lubricante o utiliza su misma saliva, desliza los dedos alrededor de la vulva y poco a poco avanza hasta los labios y la entrada de la vagina.

Toca el clítoris con el dedo del medio en forma suave y lenta con caricias enérgicas apoya la punta de tu dedo índice en el clítoris sin presionar y teniendo el dedo curvado, sube y baja rápido dando movimientos circulares y de arriba abajo.

Una de las zonas más sensibles en la mujer es el glande del clítoris, por eso, acarícialo a través de la capucha o entre los labios menores, ya que el contacto demasiado directo puede ser desagradable después de un momento.

Un poco antes del orgasmo el clítoris se retractará debajo de la capucha y no puede ser percibido bajo el dedo, pero aún así puedes seguir acariciándola incluso después del orgasmo aunque cierre las piernas. La mano que quede libre debes utilizarla para acariciar los pezones, el abdomen, su espalda, glúteos, etc.

Mientras, ella…

- Deja al menos una mano libre para poder acceder a la zona genital.
- Insinúa tu cuerpo contra el de tu pareja, siempre que se pueda, y trata de mantener el mayor contacto posible con él.

Algunos consejos para la masturbación por separado

1. Cuando masturba ella:

- Lo que sirve para un hombre no siempre sirve para otro. Lo ideal es preguntar o dejar que el varón guíe con la mano.
- Presión, la justa. Ni con excesiva suavidad, ni demasiado bruscamente.
- El ritmo debe mantenerse (para ello es importante colocarse bien), y se puede incrementar cuando el hombre esté a punto de alcanzar el orgasmo.
- Se pueden masajear los testículos, agarrar y apretar suavemente el pene, pasar los dedos por el borde del ano, acariciar las nalgas, estimular el perineo…

2. Cuando masturba él:

- Aunque muchas mujeres disfrutan con la penetración, esta otra forma de estimulación es también esencial.
- El ritmo debe ser constante, y la presión, un término medio.
- Estimula su clítoris y labios con el dedo, teniendo en cuenta que cada mujer tiene sus preferencias. No introduzcas un dedo o el pene demasiado pronto.
- Conviene tener las manos libres no sólo para masturbar, sino para acariciar los pezones, las nalgas (imitando los movimientos de su mano sobre los genitales), el vientre, la cara interior de los muslos…
- Muestra interés y observa la reacción de ella: añade excitación al encuentro.
-Concluida la experiencia abrázala y cuéntale cómo te has sentido durante la sesión y cómo la has sentido a ella. La mayoría de los hombres se sienten muy excitados cuando observan la excitación de su pareja.

Técnicas de masturbación en pareja juntos:

Una variación muy interesante y placentera es la masturbación mutua a UNA mano. Lo mejor es que Ella lo haga para que tenga un mayor control sobre sus propios puntos de placer.

Consiste en que Ella, montada o en la posición en la que esté más cómoda, tome el pene de Él del tronco y tire suavemente de este al tiempo que roza su clítoris con el glande del pene. El que lo haga Ella permite que toque exactamente las partes que más le gustan en su clítoris y controle más la llegada del orgasmo. Él por su lado, recibirá una doble estimulación: la mano de Ella subiendo y bajando por el tronco del pene y el roce continuo en el glande. Ella puede llegar al orgasmo y acto seguido (cuando las contracciones regaladas por el orgasmo aún están palpitantes) mover hacia abajo el pene para ser penetrada. La sensación es bárbara.

¡Probadlo! El que las dos zonas más sensibles de cada uno se pongan en contacto de manera simultánea os dará mucho pero mucho placer mutuo. Lo mejor es que sólo se necesita UNA mano y la otra la podéis utilizar para otras caricias.

Hombres: si tu sueño era ver a tu chica masturbándose y no la habíais convencido, ésta es vuestra oportunidad Disfrutaréis de la vista y al mismo tiempo os sentiréis masturbados. Y vosotras, chicas, si os daba vergüenza ser observadas mientras os estimulabais, este juego os los permite sin sentiros tan expuestas.

¡Ah! No olvidéis que por la cercanía e intercambio de fluidos, hay posibilidad de embarazo y/o contagio de ETS. ¡Cuidaros! y si estáis usando condón, siento comentaros que deberéis cambiarlo por uno nuevo antes de pasar a la penetración ya que con el ‘meneo’ pudo romperse o rasgarse.

Atrévete a descubrir nuevos placeres.

No dudéis en utilizar juguetes sexuales para masturbar y complacer a vuestr@ compañer@. Sorprende a tu pareja e introdúcela en una ola de nuevas sensaciones exquisitas con el uso de un vibrador o de cualquier otro objeto con el que ambos podáis jugar, estimular y disfrutar sexualmente.

Ambos debéis estar dispuestos a todo tipo de sugerencias por parte de la pareja, si os pide que os detengáis, o que dejéis de acariciar alguna zona, hacedlo para no perturbar la excitación.

Aparte de disfrutar de la masturbación de la pareja será importante fijarse en ciertas conductas que adopta el que se está masturbando, de esta manera, podremos comprender y conocer mejor a nuestra pareja en cuanto a la excitación. Por eso observando es como mejor aprenderemos.

Para algunas parejas el masturbarse mutuamente requiere de confianza e intimidad. Pero es una gran forma de mejorar la comunicación. Además, es una manera de abrir la puerta hacia otras experiencias y aumentar el deseo.

Fuente: Sexomail

1 Comentario

sandaliasViernes, 17 junio 2011 a las 9:27 pm

Hola, soy varon adulto, de 49a, y quiero decir que la masturbacion en pareja se ha convertido en la unica relacion sexual que tengo con mi mujer, ella solo consigue el orgasmo pajeandose, y a mi me encanta verla, me deja lamerla toda, coño, culo, tetas, pies, mientras se pajea toda y se corre una y otra vez, yo tambien me la pelo mientras, y saco una polla de goma y la mamo mirandola pajearse, esto la pone a cien, y luego me penetro todo mientras la como los pies y el ojete hasta que me corro en sus pies o en sus tetas y lamo mi corrida, ella vuelve a correrse y sin sacarme el consolador del culo la pajeo hasta que ya no puede mas, esta es mi experiencia, a mi me da mucho gustioy a ella tambien. Besos.

Deja un comentario

¡Gracias por dejarnos tus comentarios! — Te queremos recordar que este blog es para tratar sobre temas del mundo liberal, no para conseguir contactos.
Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación, no usar insultos, agresiones, o faltas de respeto al autor y otros participantes de la discusión porque en ese caso tu comentario no será publicado
No está permitido dar datos personales para contactos.

Tu comentario

 

¿Problemas de conexión?, ¿dudas?, ¿sugerencias? Haz Click aquí.
Web ofrecida por New Visiolution SL.
Apartado de Correos 5143, 08080 Barcelona (España).
CIF nº B65090987

Condiciones de uso del servicio. © 2014 - PAREJAS.COM
Servicio exclusivo para MAYORES DE 18 AÑOS.